jueves, 3 de enero de 2013

'Infancia clandestina': Benjamín Ávila promueve un fuerte discurso ideológico en la Argentina de Videla

¡Mis queridos palomiteros!

Recientemente, las salas españolas recibían una película de habla hispana, Infancia clandestina, de cierto tufo derrotista. Veamos las razones.




Sorprendentemente multipremiada, Infancia clandestina despliega una perfecta puesta en escena, cuenta con unos intérpretes de alto nivel, un montaje apasionado y una banda sonora matizada (Pedro Onetto y Marta Roca), pero el cineasta bonaerense de cuarenta años, Benjamín Ávila, resbala al contar su historia personal en la Argentina de Videla, traicionando la objetividad del relato a favor de un discurso ideológico muy asentado.




Infancia clandestina cuenta la historia de Juan, la historia de la herida de un niño de 12 años y su familia. Es una historia de militancias, de clandestinidad y de amores. Donde los deseos se pueden convertir en realidad y también pueden desaparecer. Donde se puede ser feliz y también desdichado. Juan vive enmarcado en el concepto de clandestinidad -forzado por una nueva identidad si se quiere conservar la vida tras años de exilio-, y por eso tiene otro nombre al igual que toda su familia: su mamá Charo, su papá Daniel y su adorado Tío Beto.

Juan se llama Ernesto. En el barrio y en la escuela lo conocen así. Pero en su casa es simplemente Juan. Entre estos dos mundos, Juan y Ernesto, conviven, colisionan y se retroalimentan hasta que nuestro protagonista quiere vivir su vida en libertad -en este caso sólo puede ser en clave de clandestinidad- lo cual pasa por conocer a María, una jovencita de la escuela, que se convertirá en su primer gran amor.




El filme que nos ocupa -candidato al Oscar en la categoría de habla no inglesa y candidato al Goya a la mejor película iberoamericana- irrumpe en la cartelera madrileña -tras haberse exhibido con mucho éxito en Cannes, Toronto, Huelva y San Sebastián- con la sana intención de rememorar un pasado, personal, verídico, pero no veraz, ambientado en la dictadura de Jorge Rafael Videla (1976-1983) en la que muchos niños fueron robados. No en vano, la madre del director es una de las desaparecidas. Por ello, resulta oportuno recordar ahora La historia oficial, película que dirigió el productor Luis Puenzo y que supuso la primera estatuilla para Argentina en 1985.

Entre los aciertos de Ávila en Infancia clandestina ha de contarse con su fresca y meticulosa puesta en escena, que recoge muy bien el aspecto sobrio de un país en horas bajas y, sobre todo, el punto de vista y lo que supone no perderlo en ningún instante, en un marco opresor y desafiante. De esta manera, Juan es capaz de “asimilar” los ataques de la horrorosa guerrilla, en cierto modo, como si se tratara de un juego

En este sentido podemos encontrar suficientes paralelismos con otra gran película sobre el tema, y rodada por otro argentino, Kamchatka (Marcelo Piñeyro, 2002), que la definió como “el lugar donde se está, donde no te puedes escapar”, el alusión directa al juego de mesa sobre estrategias militares, Risk, en el que participan un padre y un hijo. Lo que es innegable es que Infancia clandestina funciona por su habilidad manejando atmósferas y tonos dramáticos si dejamos a un lado el marcado carácter ideológico de la historia.




Pese a que elige llenar las rutinas de sus personajes de momentos de humor, el drama de Ávila acusa problemas de ritmo y de definición narrativos en los que alterna momentos de tensión casi intolerable con otros de gran ternura, a veces demasiado almibarados.




Podemos concluir, pues, que a pesar de que destapa otro capítulo doloroso sobre los nefastos y amargos hechos del conflicto armado en Argentina, Ávila, toma tanta parte en el tema que termina por personalizar demasiado el asunto, por eso el tono de su guión tiende a juzgar la historia desde una óptica deformada y sus emociones no consiguen revelar con hondura crítica los sucesos exactos que se inserta su Infancia clandestina.

miércoles, 2 de enero de 2013

'Los divinos': divertidísima recreación musical pone en pie al Español

¡Mis queridos palomiteros!

Por alternativas que no sea. Como sabéis, en estos días en que todos andamos más relajados, tenemos la oportunidad de regalarnos un descanso... que podemos tomarlo en categoría de ocio. ¡Y si con el ocio te ríes, muchísimo mejor! 




Por todo ello, palomitero, te recomiendo que acudas al teatro Español de Madrid y que disfrutes allí con 'Los Divinos', que, en esencia, es la historia de cinco músicos, convertidos en actores por vocación -Ara Malikian (violín, autor de la banda sonora de la oscarizada Hable con ella, filme de Pedro Almodóvar), José Manuel Zapata, tenor; Juan Francisco Padilla, guitarra; Inma Almendros, violín y Jorge Fournadjiev, violoncelo, dirigidos por la literata, intérprete, bailarina, dramaturga y directora de escena Marisol Rozo- que logran un espectáculo único al sumar, a partir de dos violines, una guitarra española y un violoncelo, un amor por la música más allá del clasicismo natural que podría desprenderse de esta combinación tan polifórmica, y a su vez armónica, como risible desde su arranque.






El texto de la crítica lo firmé en la web teatral hoyenlacity.com. ¡Os lo vais a pasar en grande!

¡Felices fiestas!

'Navidades en el Price': reinvención acrobática sin referencias a la Navidad

¡Mis queridos palomiteros!

¡Feliz Año Nuevo 2013!





Hoy quería recomendaros un espectáculo que cierra sus puertas el día de Reyes, el 6 de enero, y con el que disfrutaréis un montón si os gusta el circo. Espectáculo para niños y mayores, cuya crítica teatral firmé en la mejor página web (hoyenlacity.com) sobre el asunto hasta el momento. Animaos a ver 'Navidades en el Price'. ¡Ya me diréis si os deja satisfechos!





¡Hasta pronto, palomiteros!

miércoles, 19 de diciembre de 2012

José Luis Panero (‘Honda Teatro’) conquista el premio a la Mejor Escenografía (‘Tres sombreros de copa’)

¡Mis queridos palomiteros!




Vaya por delante que no os quiero entretener mucho hablando de mí mismo unas líneas… Pero la razón vale la pena.

Nada hay tan sabroso ni que motive tanto como que a uno le premien por algo fascinante. El cine, como el teatro, además de otras inquietudes artísticas en las que ando enredado, me ha dado muchas alegrías, pero ninguna tan gratificante como la última (no es que los demás galardones no lo hayan sido), precisamente porque seguramente va a haber muchas más. 



El grupo majariego ‘Honda Teatro’ que dirige Concha Calderón, al que pertenezco desde hace 4 años, me ha dado muchas satisfacciones, entre ellas, la de este 2012 en el que he podido revivir a Miguel Mihura hasta el fondo a través de su obra más emblemática, enmarcada en el denominado teatro del absurdo español: Tres sombreros de copa, que además he tenido el placer de protagonizar. Pues bien, el Ayuntamiento de El Álamo, en su última edición del Certamen, de carácter nacional, ha tenido a bien concederme el premio a la Mejor Escenografía por su perfecta ambientación, aunque, naturalmente, este premio es para todo el Grupo. Sin el conjunto, este galardón sería una quimera.




Eso sí, quien se ha hecho eco de todos los detalles sobre el evento es el periodista Javier García, quien ha publicado en su revista Las Estrellas, mis amigos, las características de la noticia. ¡No se la pierdan y pinchen en el enlace!

martes, 18 de diciembre de 2012

‘Los inadaptados de Tim Burton’: Javier Figuero retrata genialmente al ‘outsider’

¡Mis queridos palomiteros!




Con la llegada inminente de las fiestas navideñas, llegan también las recomendaciones de servidor en materia de cine. Por el momento, animo, vivamente, la lectura de este volumen que les alegrará el espíritu.

Javier Figuero, guionista, cortometrajista y doctor en Comunicación Audiovisual, acaba de publicar una obra vibrante sobre el cine de Tim Burton, uno de los cineastas más insólitos del panorama actual, al que el autor ha hundido el bisturí hasta el fondo para descubrirnos las claves de su cine y de los protagonistas de sus historias, esos seres desarraigados, introvertidos, melancólicos, outsiders, que viven una dualidad existencial entre su mundo interior y la realidad exterior, y donde Figuero pone el acento hasta casi elaborar un perfecto diccionario sobre el término.




Sus personajes reflejan las experiencias del director durante su infancia y adolescencia. No en vano, de pequeño, Burton vivió aislado, encerrado en su habitación, donde veía películas de terror y dibujaba seres monstruosos. De mayor siempre se ha considerado un director ajeno a la industria de Hollywood.




Los inadaptados de Tim Burton (Ed. Encuentro) estudia su cine desde la perspectiva del outsider protagonista, atendiendo especialmente a sus películas más emblemáticas y personales –desde Vincent (1982) hasta Frankenweenie (2012)– que Figuero ha desglosado al detalle a través de una redacción formal, de lenguaje límpido y sin tecnicismos, por lo que la lectura de las casi 300 páginas (completísima bibliografía) y la crítica de cine de todas las películas se disfruta mucho.

jueves, 13 de diciembre de 2012

'Astérix y Obélix al servicio de su majestad (3D)': mala, mala, no, lo siguiente

¡Mis queridos palomiteros!

Los protagonistas






¿Qué les ha pasado a los galos más famosos del mundo mundial en su regreso a la cartelera española? 

Un pésimo doblaje al castellano, una carrillada de chistes chuscos y una colección de gags sobados confirman el fracaso del realizador Laurent Tirard en esta lujosa superproducción en 3D de poco fuelle sobre los populares héroes galos. 

Tras el éxito de las películas de acción real, basadas en la idea original del difunto guionista René Goscinny y el dibujante Albert Uderzo, Astérix y Obélix contra el César (Claude Zidi, 1999), Misión Cleopatra (Alain Chabat, 2002) y Astérix en los Juegos Olímpicos (Thomas Langmann y Frédéric Forestier, 2008), llega ahora a las salas españolas la cuarta entrega, Astérix y Obélix al servicio de su majestad, una historia con poca resistencia en el guión cuya novedad más llamativa es su exhibición en 3D. 

Trailer de la historia





La aventura cómica se ambienta 50 años antes de Cristo. César tiene sed de conquistas. Al mando de sus gloriosas legiones, decide invadir esa isla situada al límite del mundo conocido, aquel país misterioso llamado Bretaña.

La victoria es rápida y total. Bueno… casi. Un pequeño poblado bretón resiste, pero sus fuerzas se debilitan. Cordelia, la reina de los bretones, decide enviar a su oficial más leal, Buentórax, en busca de ayuda a la Galia, donde hay otra pequeña aldea, conocida por su obstinada resistencia a los romanos…

En la aldea gala en cuestión, Astérix y Obélix están muy ocupados, ya que su jefe les ha encomendado el cuidado de su sobrino Gudúrix, un joven descocado recién llegado de Lutecia, para que hagan un hombre de él. Y están muy lejos de conseguirlo.

Cuando Buentórax llega en busca de ayuda, deciden confiarle un tonel de poción mágica escoltado por Astérix y Obélix. También les acompañará Gudúrix, ya que este viaje puede ser una oportunidad única para perfeccionar su educación. 

Astérix y Obélix al servicio de su majestad es la suma adaptada de los cómics Astérix en Bretaña -de donde toma la mayor parte de su argumento y sirve de gran hilo conductor-  y de Astérix y los normandos -metido toscamente con calzador- que sólo consigue retorcer los diálogos y estirar su metraje y su presupuesto -60 millones de euros, 20 más que el filme anterior-. 

Sorprende que Tirard, conocedor del mundo Goscinny, no haya sido capaz de elaborar un guión mucho más firme, termine perdiéndose en subtramas insípidas y se vea envuelto al final en una trama farragosa y arrítmica que ha desprovisto de los mejores golpes de humor del cómic. 

De fiesta... o de conquista




En cuanto al apartado actoral, probablemente el mejor actor de la saga para encarnar a Obélix sea Depardieu y su acertada interpretación en todas las películas haya provocado su confirmación definitiva en la franquicia francesa. Sin embargo, lo que los responsables galos de la historia no han terminando de conseguir es un Astérix convincente, tras los papeles asignados a Christian Clavier en las dos primeras entregas -resultaba muy sobreinterpretado-, así como a Clovis Cornillac que resultó tan tibio como olvidable en la tercera historia.

En la versión que nos ocupa, a Edouard Baer le ha faltado hacer creíble un personaje dentro de una aventura y no participar en una aventura en la que él resulta sólo un personaje más. Todo ello quiere decir que estas interpretaciones se han quedado en la medianería como ha ocurrido con el resto del elenco, lo cual acusa una potente ausencia en la dirección de actores y un casting fallido

Queda, pues, una prescindible y previsible secuela más de los intrépidos y queridísimos galos, que pierde totalmente el rumbo al querer extrapolar la sociedad, cultura y lenguaje actual a la época del Gran Imperio Romano. Nada que ver con las numerosas y magníficas versiones animadas sobre las aventuras, mejor trabadas y con más chicha. Y no sólo por el 3D. 

miércoles, 12 de diciembre de 2012

European Dreams Factory lanza hoy a la venta en DVD ‘Bakhita’: primera hagiografía sobre la santa de color

¡Mis queridos palomiteros!





La distribuidora de cine y DVD, European Dreams Factory -de la que habitualmente informamos en este blog- lanza hoy al mercado Bakhita, la historia sobre la primera santa de color en la Historia de la Iglesia. Le voy a mandar un ‘tuit’ al Papa para informarle


Bakhita (Giacomo Campiotti, 2009). Bakhita, secuestrada a sus nueve años por unos traficantes de esclavos, fue maltratada y vendida a un diplomático italiano que se la llevó a Italia.


Allí conoció a una comunidad de monjas que la acogieron hasta su muerte. El Papa Juan Pablo II la canonizó en 2000, tres años antes de que estallara el conflicto en Darfur.

Campiotti rueda con sabiduría esta hagiografía sobre la santa africana del siglo XXI, que cuenta, además, con una destacada banda sonora a cargo de Stefano Lentini e interpretada por la Orquesta Sinfónica de Bulgaria, que introduce composiciones inspiradas en la música sudanesa y que consiguen dar un tono de referencia africana a la película. 

Benedicto XVI la cita en su encíclica Spe salvi.

martes, 11 de diciembre de 2012

SAR la Infanta Doña Margarita de Borbón presidirá el XIX Concierto de Navidad (Fundación Padre Arrupe)

¡Mis queridos palomiteros!

Como es habitual por estas fechas, la Fundación Padre Arrupe celebrará el tradicional  Concierto de Navidad, ya en su XIX edición, el próximo jueves 20 de diciembre a las 19,30 horas en el Auditorio Nacional de Música de Madrid (C/ Príncipe de Vergara, 146). 


Gospel Living Water (Joy to the world)



Para ello, contará, como otras veces, con la participación de la Orquesta Filarmonía, el Coro de Voces Blancas de la Comunidad de Madrid y las voces de los cantantes Inés Lorans, Soprano y Napoleón Domínguez, Tenor, bajo la dirección de la maestra Inma Shara, probablemente la mejor directora de orquesta del momento, que ya deslumbró a crítica y público el pasado mes de octubre durante la celebración del V Cine en Concierto, y del que dio buena cuenta Palomitas de Maíz.

Se recuerda a los lectores que la recaudación de este concierto benéfico (ver programa) será destinada al desarrollo del proyecto educativo que la Fundación Padre Arrupe desarrolla en El Salvador. 

¿Ya te has hecho con tu entrada, palomitero?

sábado, 24 de noviembre de 2012

Tony Leblanc cena esta noche con Miliki y Borau

¡Mis queridos palomiteros!

Tony Leblanc




Algo se mueve en el cine español..., aunque no sea en este mundo, sino en el otro, en el Cielo, donde ayer fue a parar el director de cine y productor José Luis Borau, la semana pasada Emilio Aragón Sr. (Miliki) y esta tarde el gran Tony Leblanc... ¡Menuda la van a montar los tres allá arriba con la colaboración especial de Sancho Gracia y Juan Luis Galiardo.

Al señor Leblanc sólo le conocí de vista... Embutido como estoy entre saraos, me arrepiento de no haberme acercado un poco más hasta haberle dado un abrazo y haberle dicho, “gracias”. Porque es muestra suficiente. Ahora, cuando sólo puedo escribir sobre él ya muerto, paro a pensarme qué hubiera sido del cine español sin él. Sin cada una de sus comedias, sin El tigre de Chamberí o La casa de los Martínez. Incluso sin algunos puntos de inflexión en su vida tras su, en principio, retirada de los escenarios en 1975 o su accidente de automóvil en 1983 que le dejó graves secuelas. 

Su forma de ser, de hacer cine y de entender la vida desde su optimismo galopante, convierten a Leblanc en una figura a la que tomar como ejemplo. No en vano, ese espíritu renovador, de crecimiento personal y de adaptación al medio, hizo que el polifacético actor Santiago Segura le resucitara de su destierro casero y de nuevo saltara a la palestra para interpretar a los familiares de Torrente

De hecho, el actor siempre ha estado muy agradecido a Santiago Segura por esa invitación de volver al cine y no ha habido entrevista alguna en la que no haya hecho referencia al intérprete que le propinó un fuerte empujón hasta recibir el Goya al Mejor Actor Secundario en 1997 por su trabajo en la saga torrentera, a pesar de que ya tenía uno Honorífico desde 1993.

No puedo decir nada más y nada menos. Revisiten su filmografía cinematográfica y teatral, sus libros, escritos... e irán valorando si el peso de la figura de Tony Leblanc está amortizado (un actor no debe jubilarse nunca, creo yo).

Lo que sí creo es que esta noche hay banquete en el Cielo. Porque hay corazones que no mueren aunque hayan dejado de latir. Se le quiere, Tony. Descanse en paz.

viernes, 23 de noviembre de 2012

No hay espectadores, pero con el dinero de todos Mas invierte en el doblaje de películas al catalán

¡Mis queridos palomiteros!

Artur Mas



El doblaje de películas al catalán crece. Y lo hace a ritmo de subvenciones. Poco importa que el número de espectadores sea ínfimo, la Generalitat está decidida a “hacer país” con el dinero del contribuyente.

De ahí que Artur Mas, en uno de sus actos finales de legislatura, le dedique 671.000 euros más, que se han de sumar al millón ya gastado este 2012. Con prisas, ha aparecido publicado en el DOG catalán a escasos días de los comicios.

Hay que ganar voluntades con dinero ajeno mientras se escatima para causas más necesarias. ¿Qué es el chocolate del loro? Puede que sí, pero es que empieza a haber muchos loritos…

Se trata, sin ninguna duda, de seguir conquistando el fracaso del independentismo del que con tanto ahínco presume. Y no lo digo yo, lo dicen las encuestas. A ver qué nos dice este domingo sobre el tema…